10 estrategias para entusiasmar a sus colaboradores

10 estrategias para entusiasmar a sus colaboradores

 

Dice un proverbio chino que “un barco no avanza si cada uno está remando en una dirección diferente.” Si bien es cierto mucho se ha hablado de que la motivación es algo personal e interno, también lo es que incentivar a nuestros colaboradores es uno de los aspectos claves en una organización y va más allá de sólo incentivo económico.

Valentina Leñero plantea 10 estrategias para lograrlo, en su libro Estrategias para entusiasmar al personal.

1. Escoger gente de calidad: implica llevar a cabo un proceso de selección riguroso, escogiendo personas que tengan no sólo habilidades para el puesto, sino un verdadero interés y aptitud positiva; deseos de salir adelante y espíritu de trabajar en equipo.

2- Interesarse genuinamente por cada colaborador: significa conocer muy bien con quiénes trabajamos, de manera particular; en términos de intereses, cualidades y habilidades; tanto personales como laborales.

3- Analice y aplique la información que obtenga: no a todas las personas les interesan las mismas cosas, cada una es única y diferente; de ahí la importancia de asignar las tareas con base en las habilidades de cada quien; haciendo encajar los requisitos del trabajo no sólo con su experiencia sino también con sus intereses; fortalezas y debilidades.

4-Propicie el bienestar general en el trabajo: debe existir un especial esfuerzo por lograr que el ambiente laboral sea cálido, cómodo y que incentive la creatividad; no sólo en las condiciones físicas, sino en general.

5- Confíe en su gente: mostrar un interés genuino, significa crear un fuerte vínculo de confianza que logre estimular el compromiso y la lealtad. Un jefe, coordinar o líder que desconfía de su equipo, desconfía de sí mismo y de su capacidad de guiarlo y de desarrollarlo.

6- Haga de su equipo un “club”: es necesario que el grupo en general sienta que cuentan con la seguridad, el apoyo y un ambiente armónico y enriquecedor. De ahí la importancia de estar abierto a sugerencias y tener la capacidad de escuchar activamente. También implica que, cuanto más informado esté el colaborador sobre lo que está haciendo y hacia dónde va la empresa; más podrá contribuir al éxito de la organización.

7- Sea un buen ejemplo: los líderes o jefes deben demostrar ser personas idóneas para el puesto que ocupan. Su actitud, capacidad de trabajo y estilo impactan directamente al equipo. No se puede esperar mayor motivación y entusiasmo de los colaboradores si el que los guía no lo tiene.

8- Demuestre siempre aprecio: ser agradecido y saber apreciar el trabajo de los demás; es algo que aplica en todo nivel. El respeto no se logra sólo por un puesto, sino por su comportamiento. Recuerde que no se premia o se felicita por lo ocupada que parece estar la persona sino por los resultados reales y el esfuerzo que está poniendo en su labor.

9- Protección del equipo: significa que como líder debe estar atento a lo que necesitan sus colaboradores, con el fin de poder “servirles” para que sientan que cuentan con el apoyo y preocupación de su jefe y que si requieren de algún apoyo especial; tengan la confianza de poder acercarse y plantearlo sin preocupación.

10- Desarrolle a sus colaboradores profesional y personalmente: aliente a su equipo para que crezcan no sólo en sus aspiraciones sino en sus habilidades; y no sólo de manera personal sino grupo. Esto propicia un fuerte vínculo de mutua lealtad y respecto.

Con respecto a este tema en UNIMER contamos con una técnica propia, denominada Magneto® que va más allá de los estudios tradicionales de clima organizacional y que sirve para analizar cuantitativamente cómo se encuentra el clima en su empresa y poder comprender barreras y oportunidades para lograr un compromiso mayor.

Más detalles en https://unimercentroamerica.com/magneto